Cómo reparar una fisura o grieta 5 de 5. Hormigón

En este artículo veremos cómo reparar o arreglar un fisura o grieta de modo correcto en los elementos de hormigón armado.

Si te perdiste el inicio de este monográfico sobre cómo reparar o arreglar un fisura o grieta de modo correcto pulsa aquí antes de continuar.

En primer lugar, recordaremos algo que suele sorprender a los ajenos a las bases del cálculo estructura: La sección del hormigón armado se calcula fisurada.

Curso_online_Informes_Técnicos_Patología_Periciales

¿Qué significa esto y que tiene que ver con la reparación? Pues bien, esto significa que cuando se está calculando un elemento de hormigón se estima que dicho elemento está fisurado o agrietado, es decir no hay continuidad en el hormigón. Realmente, lo que se considera es que el hormigón no tiene ninguna capacidad resistente a los esfuerzos de tracción o lo que es lo mismo, que podría estar seccionado por fisuras. Ciertamente, el hormigón sí resiste a los esfuerzos de tracción, pero como hemos indicado, esta capacidad no se tiene en consideración en el cálculo y es el acero de la armadura a quien corresponde soportar los esfuerzos de tracción. Si la pieza de hormigón está fisurada no tiene influencia en los esfuerzos de compresión ya que se trataría, por así decirlo, del un empuje de una sección con la otra.

Por ello no existe la reparación de fisuras o grietas en el hormigón para devolver la capacidad resistente al elemento ya que un grapado o pegado no cambiaría su modo de trabajo.

Sí se realizan reparaciones de fisuras en el hormigón por otros motivos.

Motivos de durabilidad

Una fisura en el hormigón armado es una vía de entrada de oxígeno, humedad y CO2 al núcleo del hormigón, especialmente en zonas expuestas, por lo que se requiere de un sellado para proteger el armado.

La reparación de estas fisuras debe realizarse de acuerdo al origen de las fisuras. Si estas están originadas por movimientos relacionados con carga/descarga o de origen térmico deberán sellarse con elementos elásticos. Si por el contrario se trata de fisuras no activas, por ejemplo, por retracción durante el fraguado, podrán sellarse con resinas de unión o morteros de reparación.

En ambos casos hay que proceder a la limpieza de la fisura o grieta, ampliar mediante corte su anchura atendiendo a los grosores mínimos requeridos por el producto de reparación o sellado y a si es necesaria la aplicación previa de puentes de unión que garanticen la adherencia entre el hormigón existente y el producto a aplicar.

Motivos estéticos

En muros y elementos vistos por motivos estéticos. Cuando las fisuras en estos elementos causan daños estéticos se puede acudir a la gama de productos específicos que diferentes casas especializadas promueven para tal fin.

Estas reparaciones tratan, después de corregir zonas deterioradas o fisuradas con morteros o masillas de reparación, de restituir el aspecto superficial del hormigón con revestimientos delgados que dan uniformidad al conjunto.

Refuerzos

Si bien no se trata específicamente de reparación de fisuras, el grapado puede emplearse para reforzar las zonas de fractura donde esta se produce por un insuficiente armado o falta de solape, particularmente en los muros de contención y piscinas o aljibes. Se trata de reforzar la zona incrementando el armado que se colocará mediante grapado. En este caso se trata de un refuerzo estructural y, como tal, su cuantía y disposición debe calcularse previamente.

Con esto acabamos nuestro monográfico sobre la preparación de fisuras o grietas. Esperamos que te haya resultado útil y te animamos a compartir nuestros artículos lo que es vital para el mantenimiento de esta web.

Para ver cómo reparar un fisuras en una partición interior pulsa aquí.

Para ver cómo reparar un fisuras en un muro pulsa aquí.

Para ver cómo reparar un fisuras en cerramiento no visto