Qué es el Spalling

El Spalling (literalmente desprendimiento en inglés) es un fenómeno que afecta al hormigón en caso de incendio.

Cuando una construcción sufre un incendio, los materiales que la componen se verán afectados en distinto grado en función de sus características físico-mecánicas y de la temperatura que alcancen. Por ejemplo, el acero comienza a modificar su elasticidad a 400 ºC. A esa temperatura el hormigón también pierde parte de su resistencia.

Pero antes de que eso ocurra, el hormigón va a sufrir un proceso de deterioro que se denomina Spalling y que comienza a manifestarse a partir de temperaturas ligeramente superiores a los 100 ºC, influenciado también por el tiempo de exposición.

Cuando el hormigón fragua, parte del agua que hemos utilizado en su fabricación quedará en el interior. Es lo que denominamos agua de constitución. Esta agua queda en forma líquida atrapada en los poros y la red capilar interna y es, junto con el aumento de la temperatura, la causa del Spalling.

Cuando el hormigón comienza a calentarse en la superficie, el calor ingresa al interior por conductividad (0,8 k_W/mK) calentado el agua de constitución. Si esta alcanza los 100 ºC se transforma en vapor de agua aumentando la presión en la red capilar conforme va aumentando la temperatura. La red capilar se comienza a microfacturar en la zona más caliente y finalmente consigue el desprendimiento a modo de lascas en la superficie.

que-es-el-spalling

Si bien el Spalling solo produce un daño superficial en el hormigón los efectos secundarios son mucho más peligrosos. Una vez se produce el desprendimiento superficial, cuya profundidad depende de las características del hormigón pero que normalmente se sitúa entre 1 y 3 cm, existe la posibilidad que el acero de refuerzo quede expuesto a las llamas o el calor. Incluso antes de que el acero se vea afectado mecánicamente por la temperatura, se producirá una fuerte dilatación que generará falta de adherencia entre dicho acero y el hormigón, así como fractura de este último en el entorno de las armaduras.

Una vez que el efecto Spalling ha provocado el desprendimiento del hormigón superficial, el fenómeno se reproducirá de nuevo provocando otra vez una nueva rotura hasta que cese la fuente de calor.

Esperamos que este articulo te haya sido interesante y te invitamos a registrarte en la web para no perderte nuestras siguientes entradas.