¿Cuál es la obra más singular de la historia?

Definir cuál es la obra más singular de la historia es sin duda una elección personal ya que son muchos los factores a tener en cuenta y entre ellos tus propias preferencias. He querido indicar “obra” en lugar de “edificio” porque en esta elección personal no hablaré del resultado obtenido sino del proceso constructivo.

Si tengo que elegir una sin duda me quedaría con el Panteón de Roma, también conocido como el Panteón de Agripa, si bien se construyó por mandato del  emperador Adriano entre los años 118 y 125 d. C. Lo de Agripa viene por estar construido sobre las ruinas de un anterior templo erigido por Agripa en el 27 a. C. y destruido por un incendio.

Comenzando por el pronaos (puesto delante “pro” del templo “naós”) que da acceso al panteón nos encontramos con doce columnas, cada una de 40 pies romanos de altura (12 metros aproximadamente) y casi 100 toneladas de peso extraídas de un solo bloque de granito gris egipcio a 4.000 kilómetros de Roma en el Mons Claudianus, la “Montaña de Claudio”, emperador que inauguró la cantera en mitad del desierto oriental egipcio además de una pequeña ciudad orientada a su explotación.

¿Cuál es la obra más singular de la historia?

Los estudios apuntan a que cada columna debió necesitar de al menos tres hombres durante más de un año para extraerla y tallarla. A veces se resquebrajaban, lo que obligaba a comenzar de nuevo. El transporte a Roma necesitaba también de grandes esfuerzos: la cantera estaba a 160 kilómetros del Nilo. Según documentan algunas escrituras y detalles constructivos no todo salió como estaba previsto: Los arquitectos esperaban recibir doce columnas de 50 pies, pero tuvieron que rectificar el diseño cuando la cantera solo pudo proporcionarlas de 40 pies.

Nos saltaremos otros detalles para pasar directamente a la cúpula que ha soportado 19 siglos sin necesitar ninguna intervención relevante. Como no había previsión de realizar contrafuertes los muros perimetrales debían ser capaces de resistir el empuje de la cúpula lo que obligaba a construirla aligerando su peso. Para ello se construyó mediante casetones que disminuían significativamente su espesor. No solo se aligeró con ese sistema, también se utilizó una combinación de hormigón romano con piedra volcánica de baja densidad y anillos de ladrillos bipedales (de dos pies de largo). Igualmente la cúpula reduce su grosor conforma aumenta su altura.

¿Cuál es la obra más singular de la historia?

Fue la mayor cúpula construida hasta la fecha con 43,44 m de diámetro y coronada por un óculo abierto de casi 9 m, hasta ese momento algo impensable. Dentro de la cúpula y el edificio pueden inscribirse una esfera perfecta.

No solo es fascinante por su diseño. Para su construcción se empleó por primera vez (al menos documentada) el sistema de encofrado trepante ya que la bóveda era autoportante por fases constructivas lo que evitó el uso de cimbras.

¿Cuál es la obra más singular de la historia?

En definitiva, estamos ante un edifico que unifica ingeniería, arquitectura y construcción de manera perfecta e innovadora, y que sin duda merece la pena visitar.

Seguro que tú también tienes tu opinión sobre ¿cuál es la obra más singular de la historia? y nos gustaría escucharla.

Suscríbete aquí para no perderte ningún artículo.

Si quieres saber por qué la Torre Eiffel no se considera innovadora accede aquí.

Autor imagen vista exterior: Anthony Majanlahti bajo licencia Creative Commons Attribution 2.0 Generic license en https://commons.wikimedia.org.
Referencias bibliográficas (46) y (75)