¿Qué es un lasur?

Un lasur o lassur es un tratamiento de terminación y protección para la madera, como lo puede ser un barniz, pero que guarda diferencias muy significativas con este último. Hemos citado la madera como principal aplicación del lasur pero puede utilizarse sobre cualquier material poroso. Esto incluye materiales como el hormigón o el barro y excluye a algunas maderas tropicales cuyo alto contenido en aceite hace muy difícil su impregnación.

La principal diferencia entre un lasur y un barniz o esmalte estriba en que el lasur no crea una capa protectora sino que impregna al soporte. El revestimiento con lasur se engloba dentro de los denominados “a poro abierto” por actuar como un regulador de la humedad al ser impermeable y transpirable a la vez (ver artículo relacionado)

El lasur tiene una gran flexibilidad por lo que no se cuartea como los barnices expuestos al exterior.

que-es-un-lasur-lassur-barniz

Otra de las ventajas del lasur es que su base es agua, por lo que no requiere de disolventes para la limpieza del material de aplicación. Su viscosidad en también es muy baja (solo un poco superior al agua) lo que facilita su aplicación y generan de este modo un acabado uniforme que puede ser mate, satinado o brillante.

No se acaban aquí las ventajas de este material. Al aplicar una mano de regeneración pasada su vida útil (la cual depende de su calidad, tipo de madera y sobre todo de la exposición) no es necesario lijar la superficie O, en todo caso, nada más que un lijado suave si se quiere mantener el aspecto.

Hay lasures que no cambian el color de la madera y otros con tintes incorporados. Existe además una gran variedad de lasures con mejoras para cada aplicación deseada (exterior, interior, suelo, etc.).

En definitiva se trata de un material sencillo de aplicar y con muy buenas prestaciones que no es, ni mucho menos, ninguna innovación pues los primeros se emplearon ya en el imperio egipcio, antes que los barnices.