Todo sobre la cal y sus aplicaciones (3) Uso Histórico

Pese a que se encuentran vestigios de su uso en las culturas mesopotámica y egipcia fue en Grecia y Roma donde se desarrolla la tecnología del uso de la cal y se perfecciona respectivamente. Posteriormente sigue su evolución en Bizancio, en la cultura musulmana y la edad media. Hay bastante bibliografía al respecto si quieres profundizar en su uso histórico, que no fue prácticamente desplazada de casi todos los usos por el cemento hasta mediados del siglo XIX.

Una de las primeras distinciones de uso de los morteros tenemos que hacerla por su ubicación. La aérea tiene que endurecer al aire y evidentemente no podremos usarla en elementos enterrados o en muros gruesos.

Para dar una visión del uso de los morteros de cal justo antes de que fueran sustituidos por el cemento veremos dos publicaciones de los años 20:

Barberot indicaba sobre los morteros de cal (1927):

Mortero de cal grasa.-Está compuesto por pasta de cal apagada y dos o tres veces el volumen de arena.

La arena desempeña el papel de materia inerte, aumenta económicamente el volumen del mortero, además es útil porque fragmenta la cal, haciéndola más permeable al aire, y facilita su fraguado por la posibilidad de la absorción del ácido carbónico.

El mortero de cal grasa no puede emplearse más que al aire, porque es necesario, para que este mortero se endurezca, que la cal que entra en su composición tenga tiempo, antes de la desecación, de tomar de la atmósfera una parte de ácido carbónico que le había restado la cocción. A este mortero le perjudica la humedad.

Todo sobre la cal y sus aplicaciones (3) Uso Histórico

Hormigón y mortero romanos

La proporción de los materiales componentes de los morteros debe medirse siempre en volúmenes, y la mezcla se hace con la mezcladora o a mano, pero siempre con el mayor cuidado para asegurarle una perfecta homogeneidad al mortero.

Veamos algunas de las proporciones empleadas:

  1. Mortero ordinario de cal y arena (para emplearlo tan pronto como se fabrica): una parte de cal, bien apagada en pasta espesa, y dos partes de arena (conviene para cimentaciones y muros gruesos).

  2. Mortero fino para asentar: que se emplea muchas veces para la puesta en obra de sillares, ladrillos, rejuntados y enlucidos: dos partes de cal, apagada en pasta consistente, y tres de arena muy fina.

  3. Mortero fino: que se utiliza en las chimeneas de ladrillo, en el interior y en los tabiques de ladrillo: una parte de cal viva, medida en dicho estado y convertida luego en pasta consistente, y dos de arena muy fina.

  4. Mortero de cal hidráulica: Está compuesto de cal hidráulica y arena. Como sabemos, la cal hidráulica tiene la propiedad de endurecerse en el agua y en los sitios húmedos, lo que la convierte en un estimable material de construcción. El fraguado de este mortero es muy variable y puede durar algunas horas o varios días, pues la cal hidráulica absorbe mucha menos agua y es mucho menos ávida de ácido carbónico que la cal grasa.

  5. Mortero mixto (mortero de cemento atenuado): Está compuesto de cal hidráulica y cemento en partes iguales; se emplea en construcciones subterráneas, y en los pozos de consolidación cuando hay que edificar en terrenos húmedos, en los que se quiere obtener un aumento de resistencia al aplastamiento.

A continuación damos la composición de algunos hormigones de piedra machacada y mortero de cal hidráulica, según Claudel (1920):

  1. Hormigón graso: 0,55 m3 de mortero y 0,77 m3 de piedra partida, para zampeados, depósitos, estanques, etc., sometidos a una presión de agua considerable.

  2. Hormigón semigraso: 0,52 m3 de mortero y 0,78 m3 de piedra machacada, para obras de fábrica en el agua (alcantarillado de París).

  3. Hormigón ordinario: 0,48 m3 de mortero y 0,84 m3 de piedra machacada para cimentaciones de puentes, muros de muelles, pavimentaciones, etc.

  4. Hormigón muy ordinario: 0,50 m3 de mortero y 1 m3 de piedra machacada, para bloques artificiales hechos con cales análogas.

  5. Hormigón algo magro: 0,45 m3 de mortero y 0,90 m3 de piedra machacada, para cimentaciones de edificios en terrenos húmedos y movedizos.

  6. Hormigón magro: 0,38 m3 de mortero y 1 m3 de piedra machacada, para macizos y cimentaciones en terrenos secos y movedizos.

  7. Hormigón muy magro: 0,20 m3 de mortero y 1 m3 de piedra machacada, para cimentaciones.

Todo sobre la cal y sus aplicaciones (3) Uso Histórico

Alcantarillado de París

El análisis de morteros antiguos, que también veremos en este monográfico, indica una gran variedad de dosificaciones para morteros y pastas de hormigones que pueden oscilar desde 1:1 hasta 1:10, si bien las proporciones habituales no solían ser inferiores a 1:5.

En nuestro próximo artículo comenzaremos con los usos actuales. Suscríbete aquí para no perdértelo.

ENTRADA ANTERIORENTRADA SIGUIENTE

banner ibertis 1

Referencias bibliográficas: (73) y (74)