Cómo hacer la prueba de estanqueidad en cubiertas planas

Uno de los elementos donde más daños o procesos patológicos se producen en un edificio es la cubierta. Ya vimos en un anterior artículo que en muchos casos el problema viene de conocer qué es una cubierta, lo que puedes volver a ver aquí.

Prácticamente es imposible considerar a una cubierta como impermeable con inspección visual. Pequeños defectos que escapan a simple vista pueden ser causa de filtraciones, por lo que se hace necesario ensayar siempre su impermeabilidad. En este artículo veremos cómo se realiza la prueba de estanqueidad.

Ibertis Informes Técnicos y Periciales

En las cubiertas planas la prueba se ejecuta mediante inundación, manteniendo 24 horas la cubierta inundada y observando, pasadas las 24 horas desde el final de la inundación, si existen signos de filtraciones bajo la misma. Es habitual que la empresa constructora realice una prueba de inundación sobre la tela impermeabilizante previamente a ejecutar las perforaciones de los sumideros. Esta prueba, necesaria para conocer la eficacia de la impermeabilización antes de colocar el paquete de cubierta, no es la prueba definitiva de estanqueidad, ya que tras la misma se producirán trabajos sobre la lámina impermeabilizante que podrían generar defectos o daños por perforación, además de otras actuaciones como la colocación de sumideros, un punto especialmente crítico en la impermeabilización. Por ello, la prueba de estanqueidad definitiva debe siempre llevarse a cabo sobre la cubierta totalmente terminada, salvo en cubiertas ajardinadas o con solería flotante, donde se ejecutarían antes de colocar estos elementos de terminación, pero con los sumideros ya colocados.

ensayo-estanqueidad-cubierta-03

El proceso comienza con el taponado de los puntos de evacuación. Una vez clausurados se inicia la inundación mediante  llenado con manguera hasta la cota lógica. ¿Cuál es esta cota? Pues la cota lógica es aquella que no permita el rebose por encima de la entrega vertical de la impermeabilización. Sobrepasando esta cota, el agua puede introducirse con facilidad por detrás de lámina lo que nos llevaría a errar en la valoración sobre su impermeabilidad. Podemos tomar un máximo de 5 cm; es decir, iremos llenando de agua hasta que falten 5 cm para alcanzar en punto más bajo de la entrega de la lámina, como vemos en la siguiente imagen.

ensayo-estanqueidad-cubierta-01

Dependiendo del diseño de la cubierta (si se hace manteniendo las pendientes en lugar de la cota de entrega de la lámina) es posible que haya zonas que no queden inundadas, lo que es admisible en el ensayo.

Por otro lado, es necesario realizar pruebas completas y no por paños, debido a que el agua fácilmente superará las juntas entre paños. Uno de los puntos más conflictivos se produce bajo las puertas de acceso a la cubierta, donde en ocasiones no se respeta la entrega mínima vertical de la lámina y puede producirse un rebose a menor cota de la esperada. Esto es un defecto de ejecución, no del ensayo de prueba de estanqueidad en cubiertas planas.

banner ibertis 1

Para asegurar que no se produzca un llenado excesivo de la cubierta, el sumidero puede taponarse con un tubo vertical sellado a modo de rebosadero. Se recomienda que el vaciado de la cubierta sea progresivo para evitar golpes de ariete en los bajantes. Tras el vaciado puede comprobarse el entorno de la red vertical de evacuación en búsqueda de posibles fallos en la unión de los tubos que forman la conducción.

No se valora nunca la estanqueidad por la cota de agua final, únicamente por las posibles filtraciones, si bien esta cota debe mantenerse más o menos estable.

Esperamos que te haya sido útil nuestro artículo sobre la prueba de estanqueidad en cubiertas planas. Para no perderte el siguiente árticulo no olvides suscribirte y compartir este artículo para ayudarnos a mantener la página.