A que no sabías que… La Torre Eiffel fue el prodigio arquitectónico más obsoleto e inútil de la historia.

No cabe duda que construir una estructura con más de 300 metros que batió el récord de altura manteniéndolo durante 41 años es todo un reto ingenieril, pero quizás no sepas que se construyó con material obsoleto: el hierro pudelado.

A mediados del siglo XIX se habían producido grandes accidentes y catástrofes con el uso de la fundición de acero para la arquitectura e ingeniería, además de los sobrecostes que generaba el mantenimiento de vías de ferrocarril, puentes, etc. El problema del hierro fundido, como todos sabemos, es principalmente su baja resistencia a la flexión.

anuncio-ibertis

La solución vino, como gran parte de la próxima tecnología, del mundo militar; con un personaje que se había hecho rico patentando y vendiendo un producto sustitutivo del caro dorado con pan de oro: el polvo de bronce, una purpurina a base de polvo de latón y pintura.

En la época victoriana, los británicos sentían gran devoción por dorar todo lo que se ponía a su alcance y el polvo de bronce hizo rico al ingeniero Henry Bessemer (Inglaterra, 1813- 1898) y le permitió dedicarse a patentar otros inventos.

Durante la guerra de Crimea inventó un nuevo proyectil, que la girar sobre sí mismo, tenía un mayor alcance que el proyectil tradicional. El problema era que los cañones de hierro fundido no soportaban su lanzamiento por lo que decidió experimentar sobre la fabricación del acero.

banner-publicidad

Bessemer, sin saber muy bien lo que hacía, decidió inyectar aire a presión en lingotes de acero fundido. Los teóricos afirmaban que aquello produciría una enorme explosión, sin embargo lo que ocurrió fue que la función siguió ardiendo con mucha intensidad obteniéndose finalmente acero.

Los fabricantes de hierro fundido adquirieron la patente e instalaron el horno Bessemer que él mismo había diseñado para aplicar el proceso, pero fracasaron estrepitosamente ya que, sin saberlo, el hierro que había utilizado Bessemer no contenía fósforo. Una vez descubierto el problema, Bessemer trató de convencer a los fabricantes que esta vez decidieron no hacerle caso tras las enormes pérdidas económicas de su ya antiguo horno.

En vez de rendirse, Bessemer construyó su propia fundición e importando mineral de hierro de Suecia, que no contenía fosforo, comenzó a producir no solo un producto mejor sino que también mucho más barato. De este modo, en el año 1860 comenzó la expansión del acero y solo 10 años más tarde se solucionó el problema del fósforo por lo que la producción de acero ya no tenía límites y sustituyo en la mayoría de los casos al hierro.

Sin embargo, a Alexandre Gustave Eiffel (Francia, 1832-1923) por motivos que se desconocen nunca le pareció un material fiable y jamás lo utilizó.

Si nos hablan de Eiffel nuestra imaginación nos lleva de inmediato a la famosa torre, construida de 1887 a 1889. Sin embargo, la estructura de esta torre puede parecer sencilla comparándola con la de otra obra anterior. Concretamente se inauguró en 1886 y se trata de la estructura de otro de los monumentos más populares del mundo: La Estatua de la Libertad. Eiffel se anticipaba con esta increíble obra a los americanos en el sistema constructivo que permitió construir los primeros rascacielos de Chicago: El muro cortina. La estructura, diseñada íntegramente por Eiffel,  se construyo en Francia y se transportó y montó en su ubicación actual.

patologia_rehabilitacion_construccion_estatua_libertad01

Estructura de la Estatua de la Libertad

 

Cuando a Eiffel le preguntaron por la utilidad de la torre de París acabó reconociendo que no tenía ninguna pese a que hoy se haya convertido en uno de los cinco monumentos más visitados del mundo.

patologia_rehabilitacion_construccion_estatua_libertad02

La Torre Eiffel no solo es un monumento inútil y obsoleto sino también una maravilla de la ingeniería por su ligereza (unas 9.000 toneladas) su tiempo de construcción (dos años) su complejidad constructiva (los cuatro pies no podían mantenerse solos hasta que se completase la primera plataforma) y por no haberse producido ni una sola víctima mortal durante su construcción.

Ahora, esperamos que nos cuentes en los comentarios cómo crees que Eiffel consiguió que se sostuvieran los pies, o simplemente cómo lo harías tú.

Suscríbete para no perderte el siguiente artículo.

www.ibertis.es

ENTRADA ANTERIOR

ENTRADA SIGUIENTE

Imágenes de http://commons.wikimedia.org/ bajo licencia Creative Commons o GNU.
Interior de la estatua de la libertad. Autor: Daniel Schwen
Vista inferior de la Torre Eiffel. Autor: Jebulon
Referencias bibliográficas (46) (69) y (70)