Planeidad en pavimentos por solape

Después de que el Código Técnico de la Edificación dejase huérfana la comprobación de la planeidad en pavimentos y solados nos encontramos en la tesitura de elegir unos valores adecuados para comprobar esta importante propiedad. O acaso ¿todo vale?

Las Normas tecnológicas  de la Edificación sí disponían de criterios de aceptación y rechazo para diversos tipos de revestimientos de suelo continuos y discontinuos pero ¿son de obligado cumplimiento estas normas? La respuesta es no. Nunca lo fueron. Distinto es que en los epígrafes de un proyecto, en la memoria o pliego de condiciones se haya indicado: construido según NTE. En ese caso, sí tendrían que cumplirse las condiciones establecidas en la NTE. Antes de entrar en ellas veamos algunos conceptos importantes.

banner-publicidad

En primer lugar el término planeidad no existe en el Diccionario de la RAE. Sí se especifica la planicidad como la cualidad de las superficies planas.  Que una superficie sea plana se refiere a que dicha superficie se encuentre dentro de un mismo plano. Como tal, la planeidad no depende de la inclinación del plano. La inclinación depende de la horizontalidad y no de su planeidad o planicidad.

Por otro lado, en pavimentos discontinuos existe el concepto de “ceja”. Una ceja es un resalte puntual de una pieza que forma parte de un plano como se aprecia en la siguiente imagen.

medicion-planeidad-solape-ceja

Por ejemplo, la NTE-RSR indica que para pavimentos de terrazo no deben admitirse defectos de planeidad superiores a 4 mm medido con regla de 2 metros de longitud por solape, ni cejas superiores a 1 mm. Las mismas magnitudes son de aplicación para las baldosas cerámicas.

¿Qué es la medición de plaenidad pavimentos por solape?

Para la comprobación se coloca la regla sobre la superficie del plano que se pretende valorar. Los defectos de planeidad se constatan como desviaciones entre el borde de medición (borde inferior de la regla) y el plano de referencia.

anuncio-ibertis

La regla se va desplazando de modo lineal con un solapamiento de unos 50 cm de punto a punto de medición. De cada posición de la regla se toman dos medidas en los puntos que visualmente tengan mayor hueco entre la regla y el plano. Para ello, y para la medición de cejas, nos ayudaremos de una cuña milimetrada como la que vemos en la siguiente imagen.

medicion-planeidad-solape-cuña-milimetrada

A las medidas las denominamos “a” y “p”, anterior y posterior respectivamente. No se toman medidas en los extremos en voladizo. Vemos gráficamente en la siguiente imagen un proceso de mediación por solape.

 medicion-planeidad-solape

Los dos valores de medición se redondean en milímetros enteros. El redondeo se efectúa de tal modo que las cantidades menores o iguales que 0,5 mm se redondean hacia abajo y las mayores de 0,5 mm hacia arriba. Se registran en una tabla como la que vemos en la siguiente imagen (columna 4) Si el defecto de planeidad máximo se sitúa exactamente debajo de la marca central la magnitud medida valdrá tanto para el valor “p” como para el valor “a”.

tabla-medicion-planeidad-solape

A partir de los valores de la columna 4 se obtienen los valores de la columna 5 (“valor decisivo”) comparando el valor “a” de un punto de medición con el valor “p” de la medición siguiente y anotando el mayor de los dos. En la primera medición se toma en cualquier caso como “valor decisivo” el defecto de planeidad posterior (valor p). En correspondencia, la última medición el defecto de planeidad anterior (valor a) será al mismo tiempo el “valor decisivo”. Si un valor de la columna 5 se encuentra por encima del límite de tolerancia se anotará el exceso e, en mm, en la columna 6, que resulta de restarle al valor decisivo la tolerancia.

Podemos encontrar otras recomendaciones respecto a las tolerancias de planicidad en las fichas técnicas de algunos fabricantes de terrazo y otros tipos de baldosas.

banner ibertis 1

Como siempre, esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y te animamos a compartirlo en tus redes sociales.