A que no sabías que…Una de las construcciones más innovadoras de todos los tiempos la diseñó un jardinero

En 1850 se promovió en Londres la primera Exposición Universal del mundo. Tras rechazar las 245 propuestas que se presentaron a concurso, el diseño del edificio que debía albergarla  y construirse en un plazo de diez meses bajo un presupuesto muy reducido recayó en cuatro hombres: M. Digby Wyatt (arquitecto novato) Owen Jones (decorador) y los ingenieros Charles Wild y I. Kingdom Brunel. El resultado fue un edificio caro e inviable de construir en el plazo fijado.

Joseph_PaxtonAparece ahora un jardinero llamado Joseph Paxton que presenta un diseño realmente innovador, además de factible, si bien la sociedad gestora ya había sacado a un nuevo concurso no solo el diseño, también la construcción, lo que obligó a Paxton a asociarse con unos constructores consiguiendo finalmente el encargo.

Paxton era un excelente jardinero nacido en 1803 que trabajaba para el duque de Devonshire. Prodigioso en el cultivo de plantas exóticas que no se aclimataban al clima del Reino Unido su único contacto con el mundo de la construcción lo había tenido en el diseño de invernaderos, muy limitados en tamaño por las dimensiones máximas de los paneles de vidrio y la resistencia estructural de esas construcciones livianas. Como ocurre muchas veces en la historia, el futuro de Paxton dio un cambio de rumbo por mera casualidad, en este caso por un lirio de agua.

Woman_standing_on_Victoria_amazonica

La Victoria Regia o Victoria Amazónica es el más grande de los lirios de agua o nenúfares cuyas hojas, que flotan sobre el agua, llegan al metro de diámetro. Si bien se había cultivado en Inglaterra bajo invernadero jamás había florecido. Se le encargo a Paxton la tarea en 1836 y lo consiguió tres meses más tarde. Como la planta siguió creciendo, el estanque e invernadero que la albergaba se quedó pequeño. Paxton había visto a su hija sobre una de las hojas de nenúfar y se preguntó cómo podía una lámina tan fina soportar tanto peso. Analizándola comprobó que el secreto estaba en la rigidez proporcionada por las costillas radiales que se conectan con nervios transversales flexibles.

Victoria-amazonica-digitalbotanicgarden.blogspot.com

Trasdós de la Victoria Amazónica

Basó la construcción del gran invernadero de 69 metros de largo y 37 metros de ancho en este sistema. Las columnas y vigas estaban hechas de hierro fundido, y los arcos de madera laminada consiguiendo el edificio de cristal más grande en el mundo. Tras este edificio vinieron otros en los que mejoró notablemente la técnica hasta el diseño del Palacio de Cristal.

banner-publicidad

Tardó solo dos semanas en ejecutar unos planos que se presentaron una vez cerrado el plazo de admisión.  El consejo arquitectónico hizo notar que Paxton no era arquitecto y que no había construido hasta la fecha nada de semejante calibre: 570 metros de largo por 130 de ancho y más de 30 metros de altura en la zona central. Las críticas fueron profusas: demasiado calor en el interior, posible dilatación de los soportes metálicos del cristal que ocasionarían su rotura y caída, y sobre todo la aparente fragilidad del edificio que se derrumbaría ante una fuerte tormenta. En realidad ni Paxton ni nadie lo había intentado.

La innovación

El significado estricto de la palabra innovación es la “creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado” Así, podemos crear un nuevo producto o sistema que sea realmente nuevo pero no apto para su uso común, con lo que no estaríamos innovando.

El palacio de cristal se diseñó en acero y vidrio. No era el primero en uso de esos materiales pero si en el concepto de prefabricación industrial estandarizada, tan en boga en la actualidad. Con un plazo y presupuesto tan ajustado no hubiese podido construirse de otro modo. Pero Paxton también contó con algunas circunstancias atenuantes que no desconocía.

palacio-de-cristal

La industria del vidrio había dado un paso de gigante en 1838 con el invento del sistema de cristal mediante laminado frente al anterior vidrio cilindrado, porque se enfriaba más rápidamente y necesitaba menos pulido, lo que se traduce en un menor coste final.

En gran Bretaña existían dos impuestos bastantes singulares: uno sobre las ventanas y otro sobre el cristal. A mayor número de ventanas mayor era el importe del primer impuesto y el segundo se basaba en el peso del cristal utilizado. Curiosamente estos dos impuestos consiguieron poner de moda la ventana de ojo de buey, cuyo cristal que por su modo de fabricación era muy delgado en la zona central, eludía el impuesto. El impuesto del cristal se eliminó en 1845 y el de las ventanas justo en 1851. Resultó que en el momento de la construcción del emblemático edificio el precio del cristal se había reducido a la mitad.

Paxton no solo diseño el edificio sino también el modo constructivo y algún ingenio para facilitar el montaje. El edificio se construyó industrialmente: cerca de 300.000 paneles de cristal y 33.000 estructuras de fundición y más 60.000 metros cúbicos de madera para los entarimados que conformaban el pavimento. Sin embargo, solo se necesitaron 2.000 hombres y seis meses para construirlo con un importe que no superó las 80.000 Libras. Se colocaban más de 2.500 paneles de cristal y 600 metros de canalón al día. Al final de la construcción fue el edificio más grande del mundo y en su interior cabía cuatro veces la catedral de San Pablo. No faltaron otros detalles como las salas de descanso y el primer uso de la cisterna en el inodoro tal y como hoy la conocemos, muy de agradecer por el numeroso público que asistió al exitoso evento.

No está nada mal para un edificio que un año antes no estaba ni preconcebido.

Suscríbete para no perderte el siguiente artículo.

ENTRADA ANTERIOR

ENTRADA SIGUIENTE

www.ibertis.es

 
Imagen trasdós Victoria Amazónica de www.botanicgarden.blogspot.com.es