El gran error de las cubiertas

El gran error de las cubiertas

Decía Kevin Spacey como Roger ‘Verbal’ Kint en Sospechosos Habituales (1995): “El mejor truco que inventó el diablo es hacer creer al mundo que no existe y entonces, desaparecer” y así ocurre con algo sumamente común en la construcción actual.

Si hay tres componentes indiscutiblemente elementales en toda construcción desde que el hombre las realiza son: la estructura, el cerramiento y la cubierta (añadiendo el cimiento posteriormente)

Aludiremos en este artículo a uno de ellos: la cubierta. En especial a la denominada “cubierta plana” y a otro elemento que también es sensiblemente plano y llamaremos la “no-cubierta” por desaparecer como cubierta al hacer creer al técnico que no existía como tal.

banner-publicidad

Tenemos claro lo que se coloca sobre la última planta, esté a la altura que esté: una cubierta. Esta recibe el agua de lluvia, la cual tenemos que canalizar evitando al mismo tiempo que la atraviese. Pero cuando un elemento, que por ende puede sufrir las mismas circunstancias, se sitúa en otro espacio distinto, desparece su consideración como cubierta y se convierte en no-cubierta. De modo que comienza a tratarse más a la ligera; no le damos la misma importancia. El pavimento de balcones, vuelos y en particular, esa zona común a cota cero que cubre generalmente un sótano entre los bloques de pisos que la circundan y donde se ubican piscinas, jardineras, bancos, farolas, etc. se ejecuta de modo distinto a la situada en altura, pese a que recibe la misma cantidad de agua.

El gran error de las cubiertas

Ya se le pierde el respecto como cubierta y, si se dispone una tela impermeabilizante, no se tienen en consideración solapes, pendientes, fuelles en las juntas, etc. El embaldosado que la cubre tampoco corre mejor suerte respecto a juntas y pendientes. Se la abandona a su suerte por lo que puede ser perforada sin compasión cuando se anclan farolas, bancos, papeleras, etc. Y si no se perfora para alcanzar el forjado ¿dónde quedan anclados estos elementos? ¿A la solería?

El gran error de las cubiertas

Tampoco abundan los elementos de desagüe en la no-cubierta en comparación con la cubierta y el agua tiene que esforzarse por alcanzarlos por falta de pendiente. La tela impermeabilizante no se trata igual en los encuentros verticales. Si al menos tuviesen una pilastra bajo farolas y otras verticalidades necesarias.

Otras sufren un peor destino bajo la tierra de las jardineras condenadas a trabajar todo el año, llueva o no, sin un triste geotextil que las proteja de las raíces. Pobres.

www.ibertis.es

Los balcones tampoco lo pasan bien. Como no queremos colocar ese antiestético peldaño bajo la puerta balconera y nos olvidamos de bajar la losa volada respecto al canto del forjado vamos con la impermeabilización hacia la vivienda y… ¿por dónde la subimos? ¿Dónde la cortamos?

Esos vuelos tan geométricamente rectilíneos y bonitos quedan feos con una pendiente superior y, ya se sabe: En una obra no hay nada exactamente plano. Todo está un poquito hacia adentro o un poquito hacia afuera.

Y no mencionemos los bordes libres. Bueno hablemos un poco para explicar que son. Un borde libre es un abismo donde todo cae de repente; sin límite, sin fin. Y no es que no existan soluciones para rematar una tela impermeabilizante en un borde libre, pero reconozcamos que son estéticamente poco agradecidas.

Quizás sería bueno pensar en la impermeabilización cuando se diseñan ciertos elementos que tendrán que protegerse de las filtraciones y definir cómo se resuelven en el proyecto. A cada problema le corresponden varias soluciones y algunas de ellas realmente buenas, pero no abunda esta práctica.

filtraciones-cubierta-sotano-04

¿Podremos impermeabilizar esto?

De manera que casi no hay aparcamientos sin filtraciones mientras los niños, ufanos, pisan charcos en la zona común. Dicen algunos que “se llueven” y otros que “son tan estancos como un canasto de mimbre”. Y claro, el agua arrastra sales. Y pasa por la estructura y al atravesar el hormigón deja parte, pero también se lleva otras (carbonatos) Así, un señor denuncia a la comunidad porque las manchas en la carrocería de su coche no salen ni con ese milagroso producto que anuncia la teletienda. Y poco a poco la estructura se degrada irreversiblemente aterida por la humedad.

filtraciones-cubierta-sotano-02

¿El arreglo? Casi no hay arreglo sin demolición generalizada. Demasiado costoso.

¿Quién es el culpable?

Aquí si está claro que la culpa de todo la tiene el diccionario. Si se hubiera limitado a dejar la primera acepción: Cosa que se pone encima de otra para taparla o resguardarla, quizás todo funcionaria mejor. Pero en la séptima, la que antes señala que se refiere a la arquitectura (Arq.) especifica: Parte exterior de la techumbre de un edificio. Y claro, eso nos confunde.

Así que la no-cubierta existe haciendo creer a todos que no es cubierta, y algunos compran una funda para su coche en la teletienda para mantener una lustrosa carrocería mientras el techo espera impaciente a mostrar un feo acero corroido.

banner ibertis 1

Arquitecto Técnico y Perito Forense. Especialidad en Patología, Rehabilitación y Construcción (Procesos y Materiales).

Deja un comentario