Cómo controlar el replanteo de un solado o embaldosado

/, Destacados, Estructuras/Cómo controlar el replanteo de un solado o embaldosado

Cómo controlar el replanteo de un solado o embaldosado

Nos gustaría haber llamado a este artículo cómo replantear un solado, pero sin duda habría tenido mucho menos interés. Si entendemos cómo se ejecutan las cosas, aunque físicamente no las elaboremos, podremos dirigirlas y controlarlas con precisión. En este artículo veremos la manera correcta de replantear una solería en planta.

Lo primero que debemos conocer es la dimensión recomendada de junta entre baldosas. No todas las solerías funcionan con el mismo ancho de junta. Esta debe permitir la penetración de la lechada entre piezas y el dato lo debe proporcionar el fabricante. Tened en cuenta que si no se respetan las condiciones de ejecución que dictan los fabricantes difícilmente podremos reclamar en caso de incorrecto funcionamiento. Otro aspecto a tener en cuenta es la distancia a respetar entre el plano de solado y el paramento, necesaria para permitir la dilatación. Las juntas, dependiendo de su flexibilidad, pueden admitir cierta dilatación unitaria entre baldosas, pero la dilatación mayor se produce en el conjunto. El espacio entre el paramento debe quedar completamente libre o relleno por material compresible. Este espacio quedará cubierto por el rodapié o plinto que tiene que estar adherido al paramento.

Una vez establecida la distancia entre juntas y la separación de los paramentos obtendremos la medida de referencia = ancho de baldosa + junta (50% a cada lado) y las distancias reales a cubrir.

Tomaremos un ejemplo y haremos el replanteo gráficamente con baldosas (más juntas) si bien en obra se ejecutaría con una simple medición. En el siguiente croquis tenemos dos estancias a pavimentar más un aseo que se ejecutaría con otra baldosa distinta.

replanteo-solería-1

1 Comprobaremos la perpendicularidad de los paramentos. En este caso observamos que, bien sea por error de replanteo, o bien por las condiciones geométricas, tenemos dos vértices cuyos paramentos no son exactamente perpendiculares.

replanteo-solería-2

2 Otro punto a tener en cuenta es el encuentro entre los dos tipos de baldosas que debe producirse bajo la hoja de la puerta del aseo para no quedar visible.

replanteo-solería-3

3 Ahora debemos evitar lo que denominamos “tiras”, es decir, piezas o alineaciones de piezas de escasa anchura. Estas tiras deslucen el conjunto del solado, presentan problemas de adherencia y son de difícil colocación con buena planeidad. Ya hemos mencionado que representamos un gráfico para entender el replanteo y no el modo de ejecución en obra. Comenzamos colocando teóricamente una media en la zona izquierda. De este modo la pieza de la derecha irá aumentando en tamaño.

replanteo-solería-4

4 Ahora vemos cómo quedaría la última pieza del replanteo transversal: La anchura de pieza es correcta.

replanteo-solería-5

5 Nos quedaría ver cómo sería el encuentro con el paramento del aseo y la junta con el embaldosado del mismo. En este caso, correcto.

replanteo-solería-6

6. Pasamos ahora al replanteo longitudinal. Como puede comprobarse obtendríamos una tira en la zona derecha y en el encuentro con el tabique transversal.

replanteo-solería-7

7 Desplazamos pues la línea hacia la derecha teniendo en cuenta tanto ambos extremos como el tabique transversal.

replanteo-solería-8

8. En esta imagen hemos intentado acercar el trazado a la junta con la solería en del aseo. Sin embargo, el resultado sería un tira en el paramento inferior.

replanteo-solería-91

9. Optaríamos pues por la solución anterior como definitiva. Salvo en embaldosados a la terraja (cama seca de arena ligada con cemento) conviene colocar físicamente ambas alienaciones como guía de replanteo de la solería.

replanteo-solería-92

10. Recuerda que con un simple flexómetro se pueden comprobar las escuadras (3-4-5 ó 0.8-0.6-1) No hay una solución única. Podemos afinar hasta alcanzar el replanteo óptimo o conveniente según la distribución.

replanteo-solería-93

Cualquier oficial de 1ª o maestro de obras que se precie debe estar capacitado para replantear un embaldosado de este modo. Del mismo modo cualquier técnico debe estarlo para exigir y comprobar si se ha propuesto del modo correcto.

www.ibertis.es

Arquitecto Técnico y Perito Forense. Especialidad en Patología, Rehabilitación y Construcción (Procesos y Materiales).

Deja un comentario