Patología causada por el agua en estado líquido. Humedades por capilaridad (1)

Comenzamos este nuevo monográfico sobre el estudio de patología causada por el agua en estado líquido con el primer artículo sobre la capilaridad. El fenómeno físico ya lo estudiamos en nuestro monográfico sobre conceptos básicos el agua. Puedes repasarlo aquí o comprobar tus conocimientos aquí.

Cuando nos referimos a la humedad por capilaridad se debe cumplir principalmente una condición: el frente húmedo debe desarrollarse en sentido contrario a la gravedad, es decir, de una cota inferior a una superior. De igual manera, hay dos componentes principales: agua en estado líquido y, al menos, un capilar.

Ya hablamos anteriormente de las propiedades del agua, pero ¿qué es un capilar? Un capilar es un conducto muy fino con cierta longitud (se denomina así por su similitud a un pelo) En los materiales de construcción no se presentan de forma uniforme e independiente, sino formando lo que denominamos red capilar, que no es similar a los vasos capilares que recorren nuestro cuerpo, ya que estos no se entrecruzan y su sección discurre siempre de mayor a menor. Sin embargo, en la red capilar de los materiales, los conductos se cruzan, se conectan entre sí o a poros, o bien se cortan en algunos puntos. A mayor porosidad tendremos una red capilar más amplia por lo que el fenómeno se producirá con mayor facilidad. Pero que un determinado elemento sea poroso no lo convierte en un material con red capilar. Si no existe conexión entre los poros el agua no podrá desplazarse. No debemos confundir la capilaridad con la succión, pese a que se hable de “ensayo de succión en materiales” cuando debería denominarse ensayo de capilaridad. Para que se ejerza succión debe existir vacío.

Como vimos en el monográfico sobre el agua, la capilaridad se produce por un conjunto de fenómenos físicos inherentes al agua y también al material en contacto. Por consiguiente, dos redes capilares de similar geometría pero dentro de dos materiales distintos presentarán una altura capilar distinta.

También señalamos que, a menor diámetro del conducto capilar, mayor es la presión capilar y menor la presión de columna de agua y, mayor será el ascenso. Como ejemplo, decíamos que el agua ascendería unos 14 mm con un tubo de cristal de 2 mm de diámetro, y unos 30 cm con uno de 0,1 mm de diámetro. Como veis, no es una dimensión proporcional y este valor solo es válido para el cristal.

En general, no tendremos tubos capilares de una dimensión constante sino con una sección variable. Si el capilar se ensancha con la altura, la presión capilar disminuye y si se estrecha, aumenta.

El principal problema de capilaridad en la construcción lo tenemos cuando ponemos en contacto elementos porosos con fuentes de humedad constante o habitual. El ejemplo más común se da en fábricas cerámicas o de mampostería tomadas con mortero en empotradas en el terreno, bien sea por la presencia de agua freática o por humedad estacional. Otro defecto común es poner en contacto elementos porosos, como fábricas de ladrillo o revestimientos porosos, con el nivel de suelo, donde no solo toma contacto con el agua; también lo hace con las sales, produciéndose eflorescencias o criptoflorescencias que trataremos más adelante.

Patología causada por el agua en estado líquido. Humedades por capilaridad (1)

Muro de mampostería en contacto con terreno

Los elementos que comúnmente sufren este fenómeno en las construcciones son:

Morteros de cementos, cal, bastardos, yeso, escayola, etc.
Ladrillos y productos cerámicos.
– Bloques aligerados de hormigón.
– Paneles de cartón-yeso.
– Hormigones pobres.
– Maderas.
Piedras naturales porosas.

No podemos decir que la capilaridad sea un daño o patología constructiva, pues el daño viene incitado por un exceso de agua allí donde no se desea, lo que puede provocar:

Eflorescencias y criptoflorescencias.
– Degradación de materiales.
– Formación de moho.
– Aumento del grado de humedad.
– Desprendimiento de pinturas.
– Abombamiento.
– Merma de la adherencia.

¿Cuál es la altura que puede alcanzar el agua por capilaridad? La mejor respuesta a esta pregunta es: variable. La altura depende de diversos factores como los siguientes:

– La cantidad de agua aportada.
– Las sustancias disueltas que pueda contener el agua.
– La posible presión extra que pueda tener el agua de aporte.
– Las características generales del material o materiales expuestos.
– Las características particulares del material o materiales.
– La continuidad entre materiales.
– La temperatura.
– La presión atmosférica.
– La humedad ambiental.
– El espesor del elemento afectado.

No es habitual encontrarnos con problemas generalizados de capilaridad en obra nueva, sin embargo, es bastante común en edificios antiguos construidos antes (o en los inicios) del uso del hormigón en cimientos. Los muros de mampostería con empotramiento en el terreno ocupan la mayor parte de los problemas graves de capilaridad.

Veremos en la siguiente entrada de este monográfico cómo atajar los problemas de capilaridad, la evolución de los sistemas de tratamiento y sus secretos. No te lo pierdas.

ENTRADA ANTERIOR
ENTRADA SIGUIENTE

www.ibertis.es