Fisuras en el hormigón (III): Retracción hidráulica. Características, prevención y tratamiento

/, Materiales, Monográficos/Fisuras en el hormigón (III): Retracción hidráulica. Características, prevención y tratamiento

Fisuras en el hormigón (III): Retracción hidráulica. Características, prevención y tratamiento

Características

Las fisuras por retracción hidráulica no suelen presentarse de modo aislado y por lo general crean un efecto denominado mapeado. El mapeado es un efecto visual creado por las fisuras en la superficie del hormigón o concreto que toma el aspecto de un mapa político imaginario en el que las fronteras entre provincias o países corresponden a las fisuras, como en la fotografía inferior.

En numerosas ocasiones, todas o parte de ellas pueden quedar ocultas a la vista por su escasa entidad. Podemos regar la superficie del hormigón para apreciarlas con mayor claridad. El riego o mojado continuo creará por medio de los carbonatos un aclarado en los bordes de las fisuras.

La abertura de las fisuras dependerá del grado de la retracción pero en general no suele ser muy elevada al igual que su profundidad que, salvo casos de losas muy finas o efectos muy severos, alcanzará pocos centímetros y no atravesará la pieza.

Fisuras-hormigón-Retracción-hidráulica-Características-prevención-tratamiento-1

Albert Josiel (ver referencias bibliográficas) señala que si dos fisuras de esta tipología se cortan, deben hacerlo con un ángulo cercano a los 90º ya que si forman un ángulo muy agudo, al menos una de ellas no es una fisura de retracción. Esto sucede en porque la fisura tiende a compensar el esfuerzo de tracción que crea la retracción en su sentido perpendicular, pero no coarta los esfuerzos en su misma dirección. Otra característica que indica Josiel es la creación de redes de fisuras a distintas profundidades y aberturas, generalmente dos: una de mayor entidad y otra de menor pero con mayor densidad de fisuras por metro cuadrado.

Prevención

En base a lo expuesto en los anteriores artículos de este monográfico creo que es fácil determinar cómo diseñar una buena prevención para evitar las fisuras por retracción hidráulica:

– Contar con un hormigón de buena calidad. Buenos materiales y dosificación correcta. El hormigón debe llegar a obra con una temperatura adecuada: entre 15 y 20ºC. No es nada recomendable que exceda de los 30ºC. Algunas plantas de hormigonado cuentan con escaso sistema de almacenamiento de cemento y reciben cemento a granel cargado en camiones directamente desde la producción, es decir, muy caliente. Si a ello unimos unos áridos expuestos al sol y quizás agua en depósitos o red a temperatura ambiente podemos obtener como resultado un hormigón con demasiada temperatura. Existen sistemas de enfriamiento para plantas de hormigón mediante agua refrigerada, hielo o nitrógeno.

www.ibertis.es

No perder agua por el encofrado. Encofrados poco estancos o absorbentes sin saturar o tratar provocan la pérdida del agua de amasado. En el caso más básico, sobre un encofrado de madera (especialmente si es madera de primera utilización) debemos realizar un buen riego de saturación.

– Armaduras frías. Enfriar las armaduras mediante regado si su temperatura es alta por soleamiento.

Contar con la climatología prevista. Evitar hormigonar elementos susceptibles de sufrir daños por retracción hidráulica con climatología adversa o en su defecto extremar las precauciones. Sobre todo debemos informarnos sobre la velocidad y dirección del viento prevista.

Conservar el agua de amasado y/o aportar la necesaria. Antes del fraguado se puede aportar agua muy pulverizada en baja cantidad. En las primeras fases del fraguado el aspecto exterior del hormigón debe ser brillante y no mate. Después del fraguado mantener el hormigón húmedo por riego (curado). Siempre he mantenido que el éxito de una obra depende de la buena contribución de todos/as los que participan en ella; desde el primero al último. Actualmente la centinela de obras recae en vigilantes de seguridad, lo cual no me parece incorrecto pues es un trabajo que como cualquier otro debe desarrollar un profesional. Pero con ello hemos perdido a esos vigilantes que por la noche se dedicaban a regar hormigones, revestimientos de mortero y ladrillo, lo que tanto bien hacía a la construcción.

Agentes filmógenos. Existen productos específicos que se aplican por pulverización sobre la superficie del hormigón y crean una capa impermeable evitando la evaporación. Debemos tener en cuenta que estos solo tendrán un buen funcionamiento si se aplican en el momento adecuado y las características del hormigón son de tal calidad que no requieran de aporte extra de agua. Igualmente, los encofrados deben contar con las cualidades ya descritas. Podemos sustituir este sistema por las clásicas arpilleras húmedas.

Aditivos. Se pueden añadir aditivos al hormigón que actúan para reducir el efecto de la retracción hidráulica. Mi recomendación respecto a los aditivos es que solo se utilicen cuando sean estrictamente necesarios y dado el caso, sean de calidad contrastada.

Fibras. La adición de distintos tipos de fibras al hormigón mejora su comportamiento frente a la retracción pues no necesitan de ninguna reacción para aportar un extra a la resistencia a tracción inicial. Al igual que los aditivos deberíamos estudiar su necesidad para no encarecer el precio final del hormigón o concreto innecesariamente.

Tratamiento de fisuras por retracción hidráulica

Este tipo de fisuras no crean debilidad estructural o merma significativa de las capacidades resistentes. Sin embargo, sí pueden disminuir la durabilidad de las piezas afectadas al permitir el ingreso de agentes externos, además del correspondiente daño estético.

Dependiendo del alcance de los daños y de la exposición del elemento dañado el tratamiento puede ir desde una pintura especial, aplicación de una lechada muy fluida de cemento con gran finura de molido en elementos horizontales, una combinación de ambas o bien la aplicación de un puente de unión y un revestimiento adecuado en los casos más graves. Podemos valorar el alcance de las fisuras mediante medición con ultrasonidos (no destructivo) o extracción de testigos (destructivo) o, en el mejor de los casos, con una combinación de estos dos sistemas.

Referencias bibliográficas (36) y (52)

banner ibertis 1
ENTRADA ANTERIOR
ENTRADA SIGUIENTE

Arquitecto Técnico y Perito Forense. Especialidad en Patología, Rehabilitación y Construcción (Procesos y Materiales).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.