Amianto (IV) Qué hacer ante la detección de amianto

/, Ensayos, Materiales/Amianto (IV) Qué hacer ante la detección de amianto

Amianto (IV) Qué hacer ante la detección de amianto

Una vez se disponga de los resultados del análisis de las fibras, si hay detección de algún tipo de amianto deberemos actuar del siguiente modo:

A) El edificio va a demolerse o el elemento estudiado se va a sustituir.

Tanto en un proyecto de demolición o como en uno de reforma debe considerarse y valorarse la actuación especial que requiere la retirada y eliminación de los materiales contaminados con amianto. Otros documentos asociados al proyecto como el estudio de seguridad y salud, y el de gestión de residuos deben considerar de manera muy significativa esta circunstancia.

Los trabajos de eliminación de amianto serán siempre anteriores a la demolición general del edificio.

En España, la empresa contratada para los trabajos de desamiantado deben están inscritas en el RERA (Registro de Empresas con Riesgo de Amianto) y están obligadas a la preparación de un plan conforme al artículo 12 del RD 396/2006 para su aprobación ante la autoridad laboral correspondiente al lugar de trabajo.

Respecto a la gestión de residuos, el amianto está considerado por la Unión Europea como residuo especial. En la normativa europea se cataloga a los residuos de amianto dentro de la partida “17 06 05 Materiales de construcción que contienen amianto“. En base a su peligrosidad, deben extremarse las medidas en el embalaje, vertido y transporte.

Los residuos deben recogerse en recipientes herméticos y etiquetados con la indicación que contienen amianto. Los contenedores con residuos de amianto han de transportarse lo más rápidamente posible fuera de la zona de trabajo y se depositarse en vertederos de residuos peligrosos.

En la generación de todos estos documentos y en la ejecución de las acciones debe considerarse de modo especial la friabilidad de los materiales sobre los que se va a actuar. De esta característica depende directamente el grado de peligrosidad.

B) El edificio no va a demolerse o no se preveía la sustitución del elemento estudiado.

Amianto (IV) Qué hacer ante la detección de amiantoAnte la detección de amianto estaremos obligados a la redacción de un informe de evaluación de riesgos.

La primera regla a tener en cuenta es que la presencia de un material que contenga amianto no comporta por en sí misma un riesgo para la salud. Lo que sí supone un riesgo es la posibilidad de que se desprendan fibras. Estableceremos pues distintas opciones:

El material es friable y se encuentra expuesto

En este caso puede actuarse de dos modos:

1 Sustituirse: Un material friable con una composición porcentual de amianto supone un riesgo para la salud. El grado de friabilidad puede ser consecuencia de la propia naturaleza del material o por degradación del mismo.

2 Consolidarse: No puede aplicarse en todos los materiales. Dependerá principalmente del grado de deterioro actual o previsible. Tendríamos que realizar un estudio previo sobre la idoneidad del tratamiento salvo que este sea claramente efectivo, por ejemplo, un revestimiento ignífugo con amianto proyectado sobre pilares con una buena adherencia al soporte y una compacidad adecuada podría revestirse con poliuretano proyectado y confinarse con fábrica de ladrillo o tabiquería de cartón-yeso.

Si existiesen dudas sobre la idoneidad del tratamiento se deben realizar ensayos de adherencia, envejecimiento, impacto, etc., adecuados a la ubicación y uso, para garantizar que en ningún caso tengamos migración de fibras al ambiente y la actuación sea duradera. No estudiaremos con igual protocolo un pavimento que una placa de cubierta.

Respecto a los materiales consolidantes, su naturaleza dependerá de las características y estado del soporte y comprenden desde una pintura específica hasta resinas con alto poder de penetración. En general, se buscan tres propiedades: consolidación, endurecimiento y estanqueidad.

www.ibertis.es

– El material es friable pero se encuentra confinado

Si existen garantías de la imposibilidad de generación de fibras sueltas podremos mantener el material o, en su caso, actuar para garantizar la estanqueidad del confinamiento.

Es vital que los usuarios y propietarios de los inmuebles conozcan esta circunstancia ante la posibilidad de futuras intervenciones o por eventuales accidentes que pudieran afectar a este confinamiento.

– El material no es friable y se encuentra expuesto

Solo cuando se disponga de la absoluta certeza que no existe riesgo de migración de fibras se podrá mantener en uso, incluyendo en la determinación los siguientes casos posibles:

  • Por su uso normal.

  • Posibilidad de recibir golpes o manipulaciones.

  • Expuesto a vibraciones de maquinaria.

  • Expuesto a conducción o filtración de agua.

  • Necesidad de trabajos de mantenimiento periódicos.

  • Expuesto a corrientes medias o fuertes de aire, incluyendo conducciones y retornos de aire acondicionado o conductos de ventilación (shunts)

  • Materiales no erosionables.

Hacíamos hincapié en la anterior entrada sobre la toma de muestras y la identificación de las caras exteriores. Si sobre unAmianto (IV) Qué hacer ante la detección de amianto material bicapa, como puede ser un pavimento o un falso techo, hemos tomado una muestra sesgada del interior de la pieza, el resultado nos puede llevar a confusión al obviar otras capas superficiales que no contienen fibras o hacen de barrera protectora.

Con todo ello quizás no alcancemos un resultado concluyente y nos asalten las dudas sobre lo que realmente está ocurriendo. En dicho caso debemos determinar la calidad del aire

Evaluación ambiental. Determinación de la concentración de fibras de amianto en el aire

Tiene como objetivo la medida de la posible contaminación del aire por fibras de amianto, evaluando si existe riesgo para las personas. Para determinar si existe riesgo se realiza una valoración ambiental mediante una serie de muestreos que determinan la cantidad de fibras por cm3 de aire (f/cm3)

Se considera como fibras peligrosas, y por tanto fibras “contables”, aquellas que tengan las siguientes características dimensionales:

  • Longitud superior a 5 mm,

  • Diámetro inferior a 3 mm

  • Relación de dimensiones longitud/diámetro superior a 3.

Ya os estaréis preguntando como serán las características de la muestra de aire supuestamente contaminado para determinar la concentración y el recuento de fibras. Como esta pregunta se la hicieron también los distintos organismos que pretendían regular el contenido máximo el resultado (OMS, CCE, etc.) el resultado de la cuestión originó que se llegaran a encontrar diferencias de hasta 100 veces en la misma evaluación dependiendo del procedimiento aplicado, del laboratorio y del analista.

Amianto (IV) Intervención ante la detección de amianto5Para regular estas diferenciar se procedió a una armonización por distintos organismos mundiales. El resultado se recogió en el documento “Determinación de la concentración de fibras suspendidas en el aire. Método basado en la microscopía óptica de contraste de fase“, publicado por la OMS en 1997, que alcanza a todas las fibras, incluidas las de amianto. Se le conoce coloquialmente como “método multifibra“. Basándose en dicho la Directiva 2003/18/CE proporciona el respaldo legislativo necesario para su implantación. La transcripción del método de la OMS a norma española se ha hecho con el MTA/MA-051 del INSHT y se encuentra en proceso la norma UNE equivalente (PNE 81752).

En España, para que laboratorio pueda realizar este ensayo debe estar homologado en la determinación de fibras de amianto.

El documento MTA/MA-051 regula el muestreo, criterio de recuento, la fiabilidad de los resultados, método de medida, precisión, densidad óptima de fibras, incertidumbre, etc.

En función del país y de la técnica analítica empleada se establecen unos valores límites ambientales. La normativa española (RD 396/2006) establece que ningún trabajador estará expuesto a una concentración de amianto en el aire superior al valor límite ambiental de exposición diaria (VLA-ED) de 0,1 f/cm3 medidas como una media ponderada en el tiempo para un período de ocho horas diarias.

Revisiones periódicas o por accidentes

Cuando se mantiene un material con amianto en obra es necesario establecer un plan de visitas periódicas, que, en función de sus características y uso del edificio, puede incluir la medición de la calidad del aire y un sistema de revisiones médicas para todos los expuestos potencialmente.

Se debe considerar la necesidad de establecer un plan de emergencia en caso de accidente que implique la liberación de fibras.

Referencias bibliográficas (38), (39), (40), (41), (42) (43) y (44)
 ENTRADA ANTERIOR

banner ibertis 1

2018-02-28T16:00:44+00:00 Categorias: Destacados, Ensayos, Materiales|Etiquetas: , , , |
Arquitecto Técnico y Perito Forense. Especialidad en Patología, Rehabilitación y Construcción (Procesos y Materiales).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.